bye-piojito-mascotas

Un perro no es un juguete, sino un ser vivo

Cuando nos encontramos con noticias sobre perros que han agredido a niños nos causan indignación. Y nos preguntamos cómo puede pasar. Pero lo cierto es que, por regla general, no sabemos lo suficiente sobre nuestros amigos de cuatro patas. Nos encanta ver imágenes tan tiernas como la de un niño abrazado a su mascota o a ésta vigilando el sueño de un bebé en la cuna. Pero precisamente los más pequeños de la casa son los más afectados por las agresiones de los perros, pues alrededor de un tercio de las víctimas de estas mascotas caseras son niños. ¿Por qué se producen estos ataques? ¿Qué situaciones son especialmente peligrosas? ¿Qué puede hacerse para evitarlas o prevenirlas?

Seguir leyendo

cambio-hora-menores

El efecto del cambio de hora sobre los niños

Los más pequeños de la casa pueden experimentan algunas dificultades (leves y transitorias) con el cambio de horario que se produce dos veces al año. Generalmente problemas del sueño, que acostumbran a ir acompañados de un mayor nivel de ansiedad, irritabilidad y problemas de comportamiento. También, pueden aparecer problemas de atención y concentración los primeros días.

Esto se debe a dos factores, el cambio de rutina y que para los niños una hora es mucho más significativa que para los adultos. Así los que lo perciben con más facilidad suelen tardar, como máximo, tres o cuatro días en recuperar de nuevo sus hábitos normales.

La solución: paciencia y rutina. Leer artículo completo en El Mundo.

explicarle-fallecimiento-ser-querido

Explicarle a un niño el fallecimiento de un ser querido

Tras el fallecimiento de un ser querido, los padres se plantean siempre cuál es la mejor manera de contárselo a los niños, pues los adultos queremos evitar el sufrimiento de los más pequeños. Pero hay veces, como ésta, en que no es posible. Y como no existe una fórmula universal, lo mejor es contar a los niños la verdad –no mentirles–, hacerlo pronto –pues notan la tristeza de sus mayores–, de una manera sencilla –que puedan entender– y animándoles a que expresen sus emociones y dudas al respecto. 
Seguir leyendo

jugar-bye-piojito

3-4 años: jugando aprenden a conocerse y a canalizar emociones

Mientras come, cuando le bañan o a la hora de vestirse… Un niño sano, de 3 ó 4 años, está jugando casi siempre. Y es que, a través de esta actividad, aprende a conocer su cuerpo, el mundo, la realidad, y además canaliza emociones. Hasta este momento era una actividad, sobre todo, experimental y repetitiva (arrastrar, sacudir, arrojar objetos…) que tenía como objetivo principal  explorar las propiedades del mundo físico. Pero a partir de los 3-4 años entra en escena una facultad primordial y muy importante: ni más ni menos que la fantasía, la capacidad de imaginar.

Seguir leyendo

nino-mascota-tortuga-bye-piojito

7-10 años: unos auténticos protestones

Se quejan y discuten todo; absolutamente todo. De repente, se ha vuelto unos auténticos protestones. «Lee bien, no se te escucha», le dice su madre a Alicia, una niña morena de nueve años. La cría se planta y le responde: «¿Qué quieres decir, que leo mal o que leo en voz baja?». Su madre le replica, sin perder la tranquilidad, que se refiere a que lee en un tono demasiado bajo. Pero la niña no se conforma con la respuesta y vuelve a la carga: «Entonces, si no leo mal, ¿por qué me pides que lea bien? Deberías decirme que lea en voz alta»… Hay niños a los que les encanta discutir, otros necesitan hacerlo sin saber bien qué les impulsa a ello. Pero en cualquier caso, los padres debemos tener en consideración que las discusiones infantiles son como la punta de un iceberg. 
Seguir leyendo

bye-piojito-cambio-de-hora

5-6 años: aún no son capaces de leer el reloj

A vueltas con el tiempo. Nuestro pequeño acaba de cumplir los seis años, y a sus abuelos les habrá faltado tiempo para regalarle un reloj. Él estará encantado, y lo llevara puesto con mucho orgullo. Al principio, nos preguntará constantemente la hora, pero al mismo tiempo es natural que quiera aprender a leer el reloj él solito. ¿Cuál es la mejor manera de enseñarle? De momento, basten algunas nociones básicas: aquellas horas del día que los niños puedan relacionar con determinadas actividades.
Seguir leyendo