comida-basura-bye-piojito

La ‘comida rápida’ contiene compuestos nocivos para la salud

Aquellos alimentos que, por lo general, más que comer ingerimos para ‘satisfacer’ nuestras necesidades energéticas de la manera más fugaz posible, esto es la denominada”comida rápida”, ha sido tradicionalmente tildada como un tipo de alimento poco saludable. De hecho, son muy numerosos los estudios que alertan de que el consumo excesivo de este tipo de platos se asocia con una mayor incidencia de obesidad y, por tanto, con un mayor riesgo de distintas enfermedades; entre otras, las cardiovasculares y la diabetes.


Y es que la “comida rápida” contiene grandes cantidades de sal, grasas y calorías. Es más, un nuevo estudio llevado a cabo por investigadores de la Escuela de Salud Pública del Instituto Milken en Washington (EE.UU.) muestra que la “comida rápida” tiene una gran cantidad de ‘ftalatos’, compuestos químicos utilizados en el empaquetamiento industrial que suponen un grave riesgo para la salud tanto de los menores como de los adultos. Lee más pinchando aquí.

Concretamente, los ftalatos –o ésteres de ácido ftálico– son un grupo de compuestos químicos comúnmente empleados como plastificadores –es decir, se añaden a los plásticos para incrementar su flexibilidad–. Y si bien estos ftalatos se han utilizado tradicionalmente en la fabricación de diversos productos –desde esmaltes para uñas y perfumes hasta pesticidas–, su uso en juguetes infantiles fue prohibido en 2008 por el Congreso de los Estados Unidos. La razón, el impacto negativo que estos compuestos tienen sobre la salud. Lee más pinchando aquí.

Como explica Ami Zota, directora de esta investigación publicada en la revista “Environmental Health Perspectives”, «la gente que consume mayores cantidades de comida rápida tiene niveles hasta un 40% superiores que el resto. Así, nuestros resultados son motivo de preocupación dado que los ftalatos se han asociado a serios problemas de salud en niños y adultos». Lee más pinchando aquí.

El estudio fue llevado a cabo con la participación de 8.787 adultos que cumplimentaron un cuestionario sobre su alimentación en las últimas 24 horas –incluyendo la comida rápida– y se sometieron a un test de orina para evaluar la presencia de dos ftalatos específicos: ftalato de bis(2-etilhexilo) –DEHP– y ftalato de diisononilo –DiNP. Los resultados mostraron que, comparados frente a aquellos que no habían consumido comida rápida, los participantes con mayor consumo de este tipo de alimentos tenían unos niveles de metabolitos de DEHP y de DiNP en la orina muy superiores –concretamente, un 23,8% y un 40% mayores.

Publicado en Noticias, Salud y etiquetado , , , , , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *