limpiar-con-ninos-bye-piojito

La importancia de enseñar a limpiar a los niños

Siempre es más difícil mantener limpia una casa con niños, que sin ellos. No obstante, es posible conseguir involucrar a los hijos en el cuidado del hogar. Lo cual además es una de las lecciones que debemos enseñarles, pues irán adquiriendo conocimientos básicos, que necesitarán cuando vivan por su cuenta, y les hará más conscientes y cuidadosos, logrando seguramente alargar el mantenimiento de dicha limpieza.

Porque, como reza el dicho, no es más limpio quien más a fondo se aplica con escoba, fregona o plumero… sino quien menos mancha. Así que, como explican en el blog de la conocida marca Vileda, nunca es tarde para empezar a limpiar con niños, para que adquieran esta rutina, y enseñarles a hacer algunas tareas del hogar.

Limpiar con niños

Si probáis a empezar a limpiar con niños proponedles juegos y retos, además de recompensas a conseguir. Respecto a la recompensa, elegid cualquiera, siempre que la encontréis positiva en función de su edad y de la tarea realizada.

El blog de Vileda propone algunos ejemplos:

1. Tabla de recompensas y ‘El Sombrero Mágico’

Haz una tabla, ya sea mensual o semanal, con las tareas que le toque hacer.

¿Cómo elegimos la tarea?
Para elegir las tareas, y que no sean siempre las mismas, podéis jugar a ‘El Sombrero Mágico’:

  • Mete dentro de un sombrero varios papelitos con diferentes tareas.
  • Haz que saque uno o varios papelitos al azar.
  • ¡Así será más divertido elegir lo que toca hacer!

¿Cómo funciona la tabla?

A medida que las vaya haciendo, pon pequeñas pegatinas verdes si las ha hecho bien, o si las ha hecho, y pon pegatinas rojas si las ha hecho mal, o si no las ha hecho.

Recompensa

1. En cuanto a la recompensa, puedes poner una tabla con premios: 3 pegatinas verdes significan un premio; 5 pegatinas significan otro aún mejor; y 10 pegatinas significan un premio aún mejor que todos los anteriores. De esta forma se esforzará en realizar las tareas y conseguir pegatinas verdes.
2. Si no te convence la recompensa anterior, también puedes poner una sola y un mínimo de pegatinas; es decir, solo hay una recompensa y solo hay premio a partir de un mínimo de pegatinas conseguidas.

¿Conseguiremos que las haga todas y que el Sombrero no se enfade?

2. El Tesoro Escondido

Ponte en situación: esta semana os toca limpiar juntos el salón, por lo que hay que limpiar el polvo, limpiar cristales, pasar la escoba o el aspirador, etc. Para que vaya haciendo cada uno de los trabajos de forma más alegre, debéis jugar ¡al tesoro escondido!

¿Cómo se juega?

  • Escribe en un papel cual será la recompensa de ese día o de esa semana.
  • Rompe en algunos trozos este papel.
  • Escóndelos por el salón

Para poder encontrarlos, deberá buscar por cada rincón, estantería y ventana. Así, mientras limpiáis el polvo, puede encontrar un trozo detrás de la TV, uno debajo del sofá al pasar la escoba y uno en los rieles de la ventana al limpiar los cristales, por ejemplo.

Al terminar de limpiar y ya tener todos los trozos de papel, podéis sentaros juntos a reconstruir el mensaje ¡y encontrar cual es el mensaje!

3. El Camino del Rey/de la Reina

Después de limpiar, lo más normal es que nuestro hijo o nuestra hija quiera jugar un rato, por lo que el cuarto de juegos o su habitación será el castillo adonde debe llegar, la meta.

Para poder llegar, en esta aventura hay varios obstáculos en el camino hasta llegar al castillo, algunos podrían ser:

  • ‘El Bosque de la Ropa Sucia’, con el que recogeremos toda la ropa que haya que lavar y pondremos una lavadora.
  • · ‘El Lago de los Platos Sucios’, con el que podemos hacer que nos ayude a fregar los platos o poner el lavavajillas.
  • ‘Las Serpientes Venenosas’, donde podemos simular que las cuerdas del tendedero son unas serpientes que quieren mordernos, lo cual evitaremos poniendo una prenda de ropa mojada y encima una pinza, dejándolas así ¡totalmente inmovilizadas!

Con un poco de imaginación cualquier tarea puede convertirse en unas arenas movedizas o un puente, con lo que crearemos algunas pruebas más.

A medida que las vamos superando podemos ir dándole alguna pequeña recompensa, o simplemente motivarlos, ¡recuerda que al final del camino está el castillo y podrá ponerse a jugar!

¿Qué te han parecido estos juegos? Con cualquiera de ellos puedes conseguir que tu hij@ se motive a limpiar contigo y aprenda algunas cosas que más adelante le serán útiles. No dudes en compartir en los comentarios si te han funcionado alguno de estos juegos, o dinos ¡cuáles son tus juegos favoritos para limpiar con los más pequeños!

Publicado en Conducta infantil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.