dispositivos-moviles-bye-piojito

Los menores pasan hasta cinco horas al día con los dispositivos móviles

Una investigación realizada por la compañía de seguridad informática Bitdefender asegura que uno de cada siete menores posee un móvil y un ordenador, sea portátil o de sobremesa. Por eso mismo, establecer reglas básicas que fomenten el correcto uso del Internet, además de supervisar el acceso y comportamiento de los menores “en línea”, resulta fundamental para los padres en un mundo donde la tecnología avanza a pasos agigantados y ofrece todo tipo de contenido a un solo clic.


Según un reciente estudio elaborado por la multinacional de seguridad informática Bitdefender, respecto a los dispositivos móviles, los niños y adolescentes entre 5 y 17 años pasan, de promedio, dos horas diarias con su ordenador o tableta, mientras que el tiempo que pasan con el teléfono móvil aumenta de una hora a más de dos horas y media cuando se convierten en adultos.

Así mismo, después de los 10 años, la diferencia en el uso de dispositivos móviles entre los niños y las niñas es importante, ya que los chicos pasan una hora más en línea que las chicas, principalmente debido a los juegos que tienen en el ordenador.

Por otro lado, según el estudio Perfil del Internauta 2017, realizado por la consultoría Ipsos, los niños de entre 8 y 11 años se conectan cuatro veces a la semana de promedio, buscando entretenimiento a través de sus dispositivos móviles o los de sus padres.

Dispositivos móviles

Según el estudio de Bitdefender, el gran desafío está en evitar que estos niños y adolescentes pasen por sitios relacionados con la pornografía o las sectas, ya que uno de cada tres visitantes de páginas de vídeos porno es un menor de edad, con el peligro que ello acarrea de contactos no deseados.

En ese sentido, resulta fundamental que los menores de edad puedan ser supervisados por sus padres en el uso de los dispositivos móviles, ya que hoy en día pueden tener acceso a todo tipo de contenido.

Además, el uso excesivo de estos dispositivos a una edad tan temprana puede dañar el desarrollo emocional del los menores, exponiéndolos a riesgos no deseados.

Como la información del usuario se distribuye sin restricción en las redes sociales, cualquier usuario externo puede “espiar” a un niño. Las plataformas sociales ofrecen la posibilidad de ajustar el grado privacidad de la información del usuario, lo que permite a los padres restringir el acceso a un grupo cerrado de amigos o familiares, por ejemplo.

Mantenerles seguros

Los menores con perfiles públicos están muy expuestos. Pueden ser contactados directamente, para ser acosados o infectar sus dispositivos móviles con malware. Esta es la razón por la cual las redes sociales tienen un requisito de edad mínima (normalmente 14 años).

La tecnología ayuda a los niños a adquirir habilidades a una edad temprana, y es extremadamente útil en su educación y desarrollo intelectual. Sin embargo, los padres deben encontrar un equilibrio adecuado entre la cantidad de tiempo dedicado a disfrutar de sus dispositivos y el tiempo empleado otras actividades de la vida real. Además, los padres deben asegurarse de que sus hijos no queden completamente sin supervisión mientras están conectados.

Consejos para mantener seguros a los menores en el uso de la red:

  • Evitar usar teléfonos móviles, tabletas o PCs para mantener al menos ocupado, y poder relajarse durante un tiempo. Sin la guía de los padres, los niños pueden pasar horas jugando en línea o navegando por Internet.
  • Situar el ordenador familiar donde se pueda ver el monitor, o limitar el empleo de la tableta al salón comedor.
  • Fijar las reglas para el empleo correcto de las dispositivos móviles. Hablar con los menores libremente sobre la razón de esta preocupación.
  • Aconsejar a los hijos no responder al spam, a los mensajes instantáneos o a los correos electrónicos con contenido obsceno o agresivo.
  • Cuando los menores creen perfiles en las redes sociales, ayudarles a usar la configuración de privacidad. Además, se les debe animar a restringir la información expuesta y asegurarse de que conozcan, en la vida real, a los amigos que agreguen en línea.
  • Hacer hincapié en tener cuidado al instalar las aplicaciones de fuentes poco fiables. Algunas contienen adware agresivo y malware que crean enlaces no deseados. Instalar juegos y otras aplicaciones dede Android o Apple sólo en sitios oficiales del mercado.
  • Utilizar soluciones de seguridad con control parental, para supervisar a los niños en línea.

El Diario de Navarra ha encuestado a varios menores para saber de sus andanzas en la red.

Publicado en Conducta infantil, Noticias y etiquetado , , , , , , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *