dormir-fuera-de-casa

Que dormir fuera de casa no sea una pesadilla para los niños

«Cuando entré para darles las buenas noches, mi hija dormía como una marmota, pero Laura estaba sentada en la cama, con su abrigo puesto, llorando y suplicando a sus padres que vinieran a buscarla… a través de un teléfono de adorno», recuerda Mercedes sobre la primera vez que su sobrina se quedó a pasar la noche en casa.
Seguir leyendo