inteligencia-emocional-bye-piojito

A vueltas con la inteligencia emocional

Todos hemos oído hablar de la inteligencia emocional, y aunque no son necesarias grandes dosis de sentido común para comprender el verdadero significado de esta expresión, tan en boga en los últimos tiempos, cabe preguntarse ¿qué podemos hacer como padres para ayudar a nuestra hija o hijo a ser emocionalmente más madura/o? Enseñarles a conocer cada emoción, y saber manejarlas, hacer un buen uso de ellas, es una de las mejores herencias que podemos dejarles en el futuro.

Seguir leyendo

peluche-bye-piojito

Peluches: el juguete favorito de los más pequeños

Por su capacidad para soportar desde el más cálido abrazo hasta la paliza más brutal, los peluches son, sin duda, los juguetes favoritos de nuestros hijos.  Ana está a punto de cumplir los cuatro años, y sus padres saben que sin su peluche rosa es incapaz de dormir. Cuando era todavía un bebé, Cristina descubrió cómo aliviar sus penas; desde entonces, si está triste se agarra fuertemente a ‘Cuellito’, su jirafa en busca de consuelo. Para superar las situaciones desagradables, Susana sienta a su perrito de peluche en sus rodillas y le abraza con pasión. Enseguida se siente muchísimo mejor. Además, se deja bañar, vestir, peinar y alimentar, ¡sin inmutarse!
Seguir leyendo

eliminar-piojos-bye-piojito

Los piojos podrían hablarnos del origen del hombre

Los piojos podrían tener importancia en la historia evolutiva de la humanidad, a la que han acompañado desde su origen. Al estudiarlos, los científicos creen poder obtener rastros clave sobre migraciones, como la llegada del hombre al continente americano por el océano Pacífico.

Seguir leyendo

dormir-a-su-hora

Acostarles pronto: bueno para los niños… y para los padres

Al dormir a vuestros hijos temprano, ayudáis a que aumente su nivel de melatonina, lo que les permitirá descansar mejor… y a vosotros también. Cualquier padre sabe que los pediatras recomiendan que los niños duerman 10 horas, para que se desarrollen de manera saludable. Sin embargo, una nueva y curiosa investigación procedente de Australia, acaba de revelar que cuanto antes se vayan a descansar los niños, antes se producirán también beneficios saludables para sus progenitores, como una mejor salud mental.
Seguir leyendo