colaborar-en-casa-bye-piojito2

7-10 años: enseñarles a colaborar en casa (2 de 2)

La semana pasada analizábamos la conveniencia de que los preadolescentes ayuden en casa. La familia que realiza una tarea junta, ya se trate de pintar las paredes o de preparar un postre, forma un conjunto que persigue un interés común. Los niños de 7 a 10 años suelen colaborar con gran entusiasmo en estas tareas, ya que les hace sentirse parte del grupo.

Seguir leyendo

aprender-a-jugar-bye-piojito

Pautas para ayudar a tu hija/o a socializar (2 de 2)

Explicábamos la semana que socializar es es aprender a convivir, iniciar, mantener y terminar una conversación, escuchar, decir no, expresar emociones, resolver conflictos que puedan surgir, crear y mantener relaciones sociales positivas con las personas que les rodean, familia, colegio y sociedad.

Seguir leyendo

socializar-estar-con-los-demas-byepiojito

Pautas para ayudar a tu hija/o a socializar (1 de 2)

Los humanos somos seres sociales, pero nos incorporamos a la sociedad de niños. Y aún tratándose de algo natural, no faltan los padres que reciben mensajes del tipo «tu hija necesita aprender a estar con los demás» o «sería buenos que tu hijo entrenase sus habilidades sociales». Veamos exactamente qué se refieren, y de qué manera podemos ayudar a nuestras/os hijas/os a socializar.

Seguir leyendo

comerse-mocos-bye-piojito

Comerse los mocos es bueno para la salud

Una costumbres muy arraigadas en los niños –y en no pocos adultos– es la de hurgarse la nariz, extraer mocos y comérselos. Asociado siempre a una costumbre negativa, tratamos de educar a nuestros hijos para que no lo hagan. Pero recientes estudios muestran que comerse los mocos es aparentemente bueno para los dientes y el estómago.

Seguir leyendo

bye-piojito-miedo-infantil

3-4 años: malcriados a nuestro pesar (2ª parte)

Tener unos límites no significa estar diciendo “no” a cada petición del niño. Es incluso beneficioso romper alguna norma de vez en cuando. “Desconsentir” es posible, aunque no de la noche a la mañana. Y no desesperéis: de seis meses a un año, e incluso antes, el malcriado comienza a comportarse mejor.

Seguir leyendo