Nuestras recomendaciones para evitar los piojos y liendres en niños y adultos

Los piojos se contagian muy fácilmente de una persona a otra, tanto en el entorno familiar como en guarderías, colegios, campamentos, academias… Por eso, es muy importante que cuando a uno de nuestros hijos le encontramos piojos, o tenemos la sospecha de que puede haberse contagiado, tomemos algunas precauciones en casa a parte de los tratamientos para eliminarlos, y así evitar que otro miembro de la familia también se vea afectado.

A continuación te explicamos varias recomendaciones a seguir el mismo día en el que realices un tratamiento para eliminar los piojos:

Recomendaciones contra los piojos
  • Cambia la ropa de cama, las toallas y las prendas de vestir que haya usado la persona afectada, y aquellas que hayan entrado en contacto directo entre sí (por ejemplo, las del mismo toallero). Hay que lavarlas a 60 °C o a la mayor temperatura que admitan.
  • Aspira alfombras, colchones, almohadas, cojines, sillones, peluches, asientos del coche y cascos... y luego tira la bolsa o el contenido de la aspiradora.
  • Hierve todos los cepillos, peines y artículos para el pelo (diademas, pasadores, cintas, gomas) o ponlos en remojo en amoniaco o lejía.
  • Todos los objetos que no se puedan lavar, deben meterse en una bolsa de plástico, dejándola cerrada al menos 72 horas. También puede emplearse la secadora para aquellos que resulten adecuados, con un programa de entre 20 y 30 minutos a la mayor temperatura.
  • Revisa a todos los miembros de la familia para cerciorarte de que no están infestados.

Cómo evitar contagiarse en el colegio

Los piojos y liendres pueden aparecer en cualquier tipo de entorno: no sólo no tienen relación con la falta de higiene, sino que se desarrollan más fácilmente sobre el pelo limpio, pudiendo afectar a niños y niñas de todas las edades.

Estos son algunos consejos para intentar reducir al máximo el contagio de piojos:

  • No se deben compartir cepillos, peines, artículos para el pelo (gomas, pinzas, horquillas, etcétera), prendas de vestir (bufandas, gorros), toallas o cascos.
  • Se debe usar siempre un champú o bálsamo preventivo. Puede ser a base de quassia amara, árbol del té, etc. Pero nunca uses un champú con aromas dulces: fruta, chicle, etcétera, ya que son muy atractivos para los piojos.
  • En la medida de lo posible, dile a tus hijos que eviten juntar las cabezas con sus compañeros.
  • También puede prevenirse el contagio si el pelo largo se lleva recogido, aunque los piojos y liendres se desarrollan tanto en el pelo largo como en el corto.
  • Revisa a todos los miembros de la familia, sobre todo a los niños en edad escolar, una vez por semana.

Usa la lendrera como prevención después de cada lavado. Incorpora este hábito en tu rutina.

Prevenir te llevará unos minutos.

Cosas que nunca hay que hacer

En Internet podemos encontrar consejos de todo tipo, pero si no provienen de profesionales como nosotros, puede ser peor el remedio que la enfermedad. Estas son algunas prácticas que conviene evitar:

  • No uses un secador de pelo para eliminar los piojos. La potencia del secador no es suficiente para separar sus huevos –las liendres– del cabello, y además provocaremos que los piojos puedan propagarse por el resto de la casa.
  • No utilices acondicionadores o cremas para el pelo normales a la vez que un champú contra los piojos.
  • No emplees insecticidas. Estos productos son tóxicos y no están pensados para su uso sobre la piel. Tampoco es un método rentable para desinfectar el hogar, ya que los piojos no sobreviven más de 48 horas fuera de la cabeza.
  • Si optas por un medicamento o producto químico, no hay que usarlo más de tres veces seguidas con la misma persona, ni emplear varios a la vez. Si uno no hace efecto, entonces es cuando hay que probar otra solución.
  • Respecto al vinagre, resérvalo mejor para la ensalada.
  • Aunque los aceites esenciales (como el del árbol del té) son efectivos, no conviene emplear los productos puros, ya que pueden causar reacciones alérgicas. Los productos específicos para el tratamiento de la pediculosis tienen una composición adecuada y segura.

A veces, la lucha contra un contagio por piojos puede durar mucho tiempo, ya que, aunque se eliminen de la persona afectada (y con nuestro tratamiento, el resultado está garantizado), puede seguir expuesta a una reinfestación, tanto en casa, si no somos cuidadosos, como en su entorno. Por eso hay que tener paciencia, y dejar claro a nuestro hijo que el problema no es culpa suya ni debe avergonzarse.