yoga

Yoga para el desarrollo físico, psíquico y social de los más jóvenes

Tanto docentes como psicólogos constatan que el yoga aporta múltiples beneficios en diferentes aspectos del desarrollo de las niñas y los niños, además de mejorar la convivencia en las aulas al disminuir el estrés y mejorar la relación entre alumnos y profesores.

Cada vez son más los centros educativos que están incorporando el yoga dentro de sus planes de estudio. En algunos países, como Estados Unidos o Noruega, hace años que sus técnicas se aplican en escuelas e institutos con excelentes resultados.

Practicar yoga en las aulas aporta beneficios a diferentes niveles:

  • Físico. El yoga mejora la flexibilidad, la fuerza, la coordinación, el equilibrio, la adquisición de buenos hábitos posturales y mejora el autoconocimiento y consciencia corporal. Fomenta la salud y la calidad de vida ya que se suele vincular a otros hábitos de vida saludables como la alimentación sana o el contacto con la naturaleza.
  • Emocional. Les enseña a conectar con su propia interioridad, a observar y reconocer sus propias emociones. Identificando y dando nombre a las emociones el yoga se convierte en  una poderosa herramienta para la gestión emocional. Este conocimiento de su mundo interior y su capacidad de autorregularse conducirá a un aumento de su confianza y autoestima, enseñándoles a enfrentarse a las diferentes situaciones que puedan encontrarse en la vida.
  • Aprendizaje. Mejora la memoria y el nivel de atención y concentración, repercutiendo positivamente en los resultados académicos y el rendimiento escolar.
  • Vertiente social. El yoga contribuye a mejorar la convivencia en las aulas ya que trabaja la aceptación y el respeto, no solo hacia uno mismo, sino también hacia los demás, aportando valor a las diferencias. Desarrolla habilidades de comprensión empática y transmite valores tan importantes como la compasión, la generosidad, la honestidad, la solidaridad y la gratitud. El yoga educa para la paz.

En cuanto al sistema nervioso, el yoga disminuye los niveles de estrés. Actualmente existen numerosos estudios científicos que demuestran que la meditación provoca cambios significativos en las estructuras cerebrales. No en vano, la meditación ayuda a alcanzar un estado de equilibrio y bienestar. Se trata de una práctica milenaria que ahora goza de un nuevo auge.

Yoga para su desarrollo emocional

En este contexto, el tan traído y llevado ahora mindfulness y la meditación no solo son eficaces para estabilizar la mente del adulto, sino que desempeñan un papel importante en el desarrollo emocional del niño y su felicidad. Realizar estas prácticas de forma habitual les permite explorar su cerebro y estar a solas consigo mismos, ausentarse del mundo exterior y de sus presiones y enfrentarse a la exploración de su mente y sus circunstancias.


yoga


El yoga se transmite a los niños de manera muy diferente a la de los adultos para quienes el aprendizaje, en general, requiere más disciplina y silencio. En las clases dirigidas a niños y niñas, se parte de su innata creatividad, su imaginación y su capacidad de interpretación para asegurar una experiencia divertida y estimulante a través de cuentos, canciones o juegos.

Fomentar el control

En las sesiones se incluyen tanto ejercicios físicos, como de control de la respiración y meditación:

  • A través de la práctica postural (asana) ellos mismos se transforman en animales, objetos o elementos de la naturaleza. Se pueden utilizar gran variedad de materiales con los que experimentar como telas, globos, cartas, pelotas, pinturas o mandalas que llamarán su atención y que pueden dar juego a múltiples dinámicas.
  • A través de los juegos se fomenta el trabajo en equipo, la cooperación, la empatía, la compasión y el respeto, además de los valores ya mencionados como la solidaridad o la gratitud.

Los ejercicios de meditación también se realizan de manera diferente a la de los adultos. A través de una actividad, un sonido, una imagen o una visualización concreta los niños enfocan su mente, conectándola con el momento presente. En una sociedad como la nuestra, tan acelerada y sobrecargada de estímulos, aprender a encontrar momentos de silencio interior y sentir la conexión con el presente, resulta fundamental y urgentemente necesario tanto para los niños como para los adultos.

Así pues el yoga ofrece múltiples beneficios a los niños y niñas favoreciendo su desarrollo integral, aportando e interiorizando recursos y estrategias que les ayudarán a vivir una vida sana y equilibrada.

Publicado en Conducta infantil, Pre y adolescentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.